El colegio San Pablo prepara cinco aulas para reubicar a parte de los niños de la escuela Charlie Rivel durante el próximo curso.

Como consecuencia de la mala situación del edificio que albergaba la escuela infantil Charlie Rivel ha sido necesario habilitar otros espacios que puedan acoger sus instalaciones para el próximo curso. Para ello se ha optado por adaptar el espacio de la antigua escuela Chiquitín del CEXCO (a donde irán los niños de 0 a 2 años) y por reformar varias aulas del CEIP San Pablo, donde recibirán sus clases los alumnos de 2 a 3 años.

Patrocinio

Como explica el alcalde en funciones de Coslada, José Sousa «se trata de una solución provisional hasta que la Comunidad de Madrid construya la nueva Escuela Charlie Rivel.»

La reforma

Los trabajos que se están realizando en las aulas del CEIP San Pablo consisten en la apertura de puertas de comunicación entre las aulas a utilizar, la implantación de un nuevo cuarto de baño, la realización de nuevas divisiones interiores acristaladas, la colocación de revestimientos vinílicos en suelos y paredes, la renovación de la pintura, la iluminación y la fontanería así como la implantación de sistema de videoportero.

En el exterior se prevé principalmente acondicionar un espacio de 200 metros cuadrados para zona de juegos, con vallado perimetral y pavimentación de caucho, y la sustitución del portón de acceso a través de la calle Virgen de la Cabeza.

La inversión municipal asciende a 48.000 euros a la que hay que sumar los 45.000 euros que el Ayuntamiento está invirtiendo para adaptar la antigua escuela Chiquitín, lo que da como resultado un esfuerzo inversor de 93.000 euros. Ambas instalaciones estarán listas para su uso al comienzo del curso escolar en septiembre.

Esperando solución definitiva

Han pasado 12 años desde que el Ayuntamiento de Coslada incluyera la nueva Escuela Infantil Charlie Rivel en el Plan PRISMA de 2008-2011.

Ante el último retraso de las obras licitadas en 2017, en mayo de 2020, es decir, en plena pandemia, la Consejería de Educación fijó el traslado de los escolares de la Charlie Rivel al edificio que ocupaba la Escuela Oficial de Idiomas. El Ayuntamiento, tras escuchar a madres y padres, rechazó la medida y se buscó la opción de hacer obras en el centro que permitieran su continuidad únicamente durante un curso.

La solución de urgencia que ha adoptado ahora el Ayuntamiento de Coslada, ante la falta de respuesta de la Comunidad, es habilitar seis aulas en las antiguas instalaciones de la escuela Chiquitín y otras seis en el Colegio San Pablo.

José Sousa, ha recordado que «Coslada lleva más de una década esperando esta escuela. El Ayuntamiento ha cumplido con su parte con la cesión de una parcela en el Barrio del Puerto, la consignación de una partida para ampliar el número de aulas en la nueva Charlie Rivel y llegar a 12. Por ello, seguiremos insistiendo para que se cumpla el compromiso de construcción de la nueva escuela infantil Charlie Rivel”.

Colaboradores de Cosladaweb