Un conductor ebrio que bailaba la conga en el asiento destroza marcha atrás cuatro coches aparcados en una calle de Coslada.

Un hombre de 64 años fue detenido el pasado lunes por la noche en Coslada tras triplicar la tasa de alcohol y destrozar cuatro coches dando marcha atrás mientras bailaba en el asiento la canción de la conga que escuchaba en su vehículo, según El Mundo.

Patrocinio

El conductor alcanzó una tasa de alcohol de 0,88 miligramos por litro en aire espirado (el límite legal es 0,25) y se enfrenta a un delito contra la seguridad vial.

Los hechos ocurrieron sobre las 22.30 horas en la calle de Bellaescusa del barrio de La Cañada de Coslada. Varios vecinos avisaron a la Policía Municipal al observar como un individuo destrozaba varios coches aparcados en la calle mientras daba marcha atrás.

Cuando los agentes llegaron a la citada vía comprobaron que había varios coches dañados. También verificaron que un conductor había entrado en una calle sin salida y que al dar marcha atrás a toda velocidad había ocasionado daños en cuatro coches y en el suyo propio que estaba completamente abollado.

El conductor, S. M., ecuatoriano de 64 años, presentaba síntomas evidentes de embriaguez: balbuceaba y no se tenía en pie. A los agentes les dijo medio cayéndose que «no se dio cuenta de los que había hecho porque iba con la música bailando la conga en el coche mientras conducía».

Tras triplicar la tasa de alcoholemia fue detenido y trasladado a dependencias policiales para instruir el correspondiente atestado que incluye los daños ocasionados en varios vehículos aparcados en la calle de Bellaescusa.

Para que la conducción bajo los efectos del alcohol se considere delito es necesario que se supere una tasa de 0,60 miligramos por litro de aire espirado.

Colaboradores de Cosladaweb